Cómo ThinkPad ha cambiado el mundo durante 25 años
< Volver a cuadrícula

Cómo “el mejor portátil de la historia” le arrancó un bocado a Apple

De continente a continente, de costa a costa y de orilla a orilla, los descubrimientos revolucionarios solo ocurren cuando las grandes mentes se arriesgan.

“Tenemos que cruzar el río”.

Estas fueron las palabras de Arimasa Naitoh, padre del ThinkPad, a principios del siglo XXI. Le dijo a su equipo de ingenieros que seguir el proyecto que les apasionaba hasta su nueva casa, Lenovo, era más que una buena idea. Era algo vital.

Al final, el 95 {000a095ff30648076f0f4b30b787038af3c769807fe229295054097d29c9e084} del equipo llegó al otro lado del río. Cuando llegaron, tenían mucho que demostrar: Habían realizado un salto de fe y ahora se afanaban en mostrarle al mundo que podían coger una máquina que ya era extraordinaria y hacer que liderara una industria de innovadores.

Querían hacer una declaración de intenciones. Se decidieron por algo que ya era revolucionario en aquel momento, un ThinkPad ligero y elegante con una pantalla óptima para ver vídeos con menos de dos centímetros y medio de ancho.

El equipo envió bocetos a los socios de todo el mundo cada día hasta que dieron con el diseño perfecto que elevaba tres tecnologías fundamentales por primera vez. Una unidad de disco duro de estado sólido hizo que el portátil fuera inflexible en cuanto a su velocidad y que no tuviera precedentes en cuanto a su tamaño compacto. Una pantalla LED retroiluminada convertía a esta máquina portátil y fina en un cine. Una unidad de DVD fina hizo que este fuera el primer portátil que contara con una unidad de disco óptico de 7 mm.

Como cualquier primer salto de fe, fue arriesgado. Si uno de los elementos fallaba, el proyecto entero estaría condenado al fracaso.

El nuevo ThinkPad, de apellido X300, pesaba 1,40 kg. Era sorprendentemente ligero y fino, con herramientas para impulsar negocios punteros y deleitar al usuario ocasional. Se trataba de toda una flota de barcos de guerra disfrazada de yate.

Pero, justo diez días después de empezar su fabricación a principios de 2008, Steve Jobs desveló el MacBook Air. Lo llamó “el portátil más fino del mundo”, y demostró en un anuncio de televisión que podría caber sin dificultad en un sobre de manila.

Así fue descrito en un artículo de la revista Business Week en 2008 y el vicepresidente de la unidad ThinkPad en aquel momento, Peter Hortensius, se enteró de la noticia y llamó de un grito a su auxiliar administrativo: “¡Phyllis! Trae uno de esos sobres de comunicación interna”.

Para su alivio, el X300 cabía. Era de tamaño parecido, pero superaba al MacBook Air en casi todas las capacidades: Incluso tenía un lector de huellas dactilares integrado, acceso a internet con red de área ancha, tres puertos USB y una unidad DVD incorporada.

El equipo se enfrentó cara a cara con Apple y crearon un anuncio icónico que mostraba que el ThinkPad contaba con todas las funciones del MacBook Air e incluso más. Los críticos lo llamaron “el mejor portátil del mundo”. Se habían hecho un nombre en la escena mundial, allanaron el camino a las innovaciones venideras y cruzaron el río de verdad.

Procesadores Intel® Core™ Intel Inside®. Rendimiento extraordinario.

No es un portátil. Es un ThinkPad

Para saber más sobre los ThinkPad y comprar los últimos portátiles y tablets, visita Lenovo.com.

Ultrabook, Celeron, Celeron Inside, Core Inside, Intel, el logotipo de Intel, Intel Atom, Intel Atom Inside, Intel Core, Intel Inside, el logotipo Intel Inside, Intel vPro, Itanium, Itanium Inside, Pentium, Pentium Inside, vPro Inside, Xeon, Xeon Phi y Xeon Inside son marcas registradas de Intel Corporation o de sus filiales en Estados Unidos y en otros países.