Cómo ThinkPad ha cambiado el mundo durante 25 años
< Volver a cuadrícula

Chinook: una carrera singular por la energía limpia de un club de ingeniería

Cada facultad tiene sus propios clubs, que van desde la reflexiva calma de la liga de ajedrez hasta los agresivos sprints del atletismo. Pero pocas universidades tienen algo parecido a Chinook, un innovador equipo de ingeniería con sede en Montreal que diseña, fabrica y corre con vehículos impulsados por el viento en los Países Bajos. Mucho más que rápidos, estos vehículos podrían reinventar por completo el sector de las energías limpias.

“Desde el primer momento que oí hablar de ellos, el equipo me pareció un grupo de personas increíble”, dijo Patrice Rolland, un estudiante 25 años de Ecole de technologie superieure, y el ingeniero de software actual del equipo.

El término “chinook” proviene del viento que sopla a intervalos descendiendo por las laderas orientales de las Montañas Rocosas e, igual que estos potentes ráfagas, Rolland intenta diseñar algo que sea bonito, veloz y totalmente sostenible. En el contexto global del cambio climático y la demanda siempre creciente de energía ecológica, Chinook compite por mucho más que por la medalla de oro.

“Lo que hacemos es la perfecta intersección entre el arte, la tecnología y el medio ambiente”, dijo Rolland. “Estamos comprometidos a traspasar los límites de la eficiencia energética”.

Aunque Chinook lo gestionan totalmente los estudiantes, el impacto en el mundo real de su trabajo se extiende más allá del aula. La Armada Real de los Países Bajos ya se ha interesado por las tecnologías usadas en su vehículo. No está mal para un puñado de estudiantes “que construyen cosas los fines de semana”, bromeó Rolland.

Cuando acaba la semana lectiva, es cuando comienza el trabajo real para Rolland y su equipo. Amontonados en el garaje de un miembro del equipo, su espacio de trabajo tiene exactamente el aspecto que podríamos imaginar: placas de circuitos sobre la mesa, cables tecnicolor alineados en el suelo, ThinkPads que iluminan la sala y los sonidos de Dropkick Murphys llenando el aire. Es la divertida y frenética energía de jóvenes creativos que comparten sus pasiones.

Si existe una herramienta organizativa para el equipo (aparte de disfrutar de la hora feliz en el pub) es su amor compartido por la tecnología. “Nuestros ThinkPad son el cerebro de los vehículos“, dijo Rolland. “Hemos instalado varios sensores en todo el vehículo que envían datos en tiempo real a nuestros ordenadores para que podamos realizar ajustes”.

Pulsando un botón, el equipo de Chinook puede orquestar una multitud de controles en los vehículos, por ejemplo, la rotación de las turbinas de viento, el paso de las aspas y cambios de velocidad para obtener el mejor rendimiento. Además, cuando llega el día de la carrera, sus resistentes ThinkPad pueden soportar el implacable viento del circuito de la playa.

Más allá de los aspectos funcionales del diseño, como el espacio entre ruedas y los lenguajes de programación, Rolland no puede dejar de soñar despierto con proyectos más lúdicos. “Este año quería conectar el vehículo a Twitter, para que cada vez que alguien escriba un tweet sobre nuestro coche, pite”, dijo con una sonrisa. “Obviamente, no es la prioridad número uno”.

La carrera Racing Aeolus, organizada por la Fundación holandesa de eventos de energía eólica, se celebra en Den Helder en la costa del Mar del Norte. El objetivo es muy simple: conseguir la mayor eficiencia posible en cuanto a índice de velocidad media en relación a la velocidad del viento. En 2014, el equipo de Rolland estableció un récord mundial con un índice de eficiencia del 96,9 {9273383142b2950fadd15567d05e4915b90e4023b3ecb4661253cf682940e4b9}. Pero desde entonces, Dinamarca ha usurpado su codiciada posición en el trono. Además de traspasar los límites del diseño, recuperar su reputación como el “mejor del mundo” es uno de los factores clave que motivan a Chinook.

“La semana de la carrera es siempre muy estresante“, dijo Rolland. “Cada día nos despertamos temprano, reparamos lo que se rompió el día anterior, cargamos el vehículo, realizamos las pruebas y hacemos constantes ajustes. Lo bueno del ThinkPad es que su batería tiene una autonomía increíble, de modo que podemos pasar todo el día analizando nuestros resultados”.

Este año, nada va a impedir que Rolland consiga su objetivo de ganar la Gran Copa. Reinventando por completo sus diseños, están partiendo de cero con un sistema mecánico y componentes electrónicos totalmente nuevos.

“Es elegante, parece un fabuloso coche deportivo“, dijo Rolland. “Se ha mejorado la aerodinámica, se ha actualizado el código. Vamos a conectar Raspberry Pi a nuestros sistemas existentes para facilitar futuras mejoras, como integrar Bluetooth y añadir un servidor web para obtener datos en directo en los sistemas, por ejemplo, los engranajes y la velocidad del viento”.

Independientemente del resultado de la carrera, las ideas innovadoras de Chinook están reformulando el modo de pensar de los fabricantes sobre un diseño eficiente, dentro y fuera del circuito. “Estos diseños se podrían usar en botes para recargar baterías y suministrar calor, así como en el campo de las turbinas“, dijo Rolland. “Ahora estamos centrados en la carrera, pero no existen restricciones sobre cómo se podría aplicar esta tecnología”.

Procesadores Intel® Core™ Intel Inside®. Rendimiento extraordinario.

No es un portátil. Es un ThinkPad

Para saber más sobre los ThinkPad y comprar los últimos portátiles y tablets, visita Lenovo.com.

Ultrabook, Celeron, Celeron Inside, Core Inside, Intel, el logotipo de Intel, Intel Atom, Intel Atom Inside, Intel Core, Intel Inside, el logotipo Intel Inside, Intel vPro, Itanium, Itanium Inside, Pentium, Pentium Inside, vPro Inside, Xeon, Xeon Phi y Xeon Inside son marcas registradas de Intel Corporation o de sus filiales en Estados Unidos y en otros países.