Cómo ThinkPad ha cambiado el mundo durante 25 años
< Volver a cuadrícula

Una tecnología rápida significa unos medicamentos más rápidos

Anvita Gupta, estudiante de segundo año en la Universidad de Stanford, dijo que ella “solo estaba un poquito nerviosa” cuando conoció al presidente Obama el año pasado en la feria científica de la Casa Blanca. Si vemos su reunión en YouTube, la licenciada en biocomputación de 19 años y natural de Arizona no parece insegura mientras le transmite al presidente los retos que rodean a los nuevos descubrimientos médicos. “Podemos utilizar el aprendizaje automático y la inteligencia artificial para acelerar el descubrimiento de medicamentos y que también resulten más rentables”, afirmó rodeada de cuadros de los presidentes anteriores y de candelabros ornamentales.

La científica en ciernes solo cuenta con unos pocos años de investigación en sus bolsillos, pero ya ha causado una gran conmoción en la comunidad. Con destacados premios a sus espaldas, unas prácticas planeadas en el ETH de Zúrich (universidad de tecnología de renombre mundial) y uno de sus medicamentos descubiertos considerado para ensayos preclínicos en China, Gupta va bien encaminada a realizar cambios innovadores entre la sanidad y la tecnología.

Durante el Intel Science Talent Search de 2015, fue avanzando hasta las rondas de finalistas y fue seleccionada como uno de los ocho estudiantes que se reunirían con el presidente para debatir sobre su trabajo con profesores de alto nivel de la Escuela Médica de Harvard. En pocas palabras, su objetivo era utilizar algoritmos avanzados con la esperanza de reducir el tiempo y el coste que suponía identificar nuevas medicinas.

“Actualmente supone un gasto de mil millones de dólares y diez años desarrollar un simple medicamento”, aseguró Gupta. “Afortunadamente, utilizar esas nuevas técnicas hará que el proceso sea más rápido y que los medicamentos sean más baratos para los pacientes”. Su tiempo en Harvard valió la pena, por decirlo de algún modo, ya que ella ya ha identificado nuevos medicamentos prometedores para el cáncer, la tuberculosis (algunos de estos pacientes se trasladarán a China para realizar ensayos preclínicos) y el ébola.

Gupta ha estado avivando la llama de su pasión por la biología y la computación desde su segundo año en el instituto, la cual se encendió después de apuntarse en el último minuto en la feria de ciencia escolar. Asociada con el profesor Sangeeta Agrawal de la Universidad Estatal de Wright, con tan solo algunas nociones de robótica y su ThinkPad, Gupta estaba dando sus primeros pasos en una larga e ilustre carrera en ciencias sin saberlo.

“La experiencia de presentar mis descubrimientos siempre es la misma para mí, ya sea en clase o en la Casa Blanca”, dijo Gupta. “Siempre estoy nerviosa al principio, pero entonces mi emoción y pasión se apoderan de mí”. Tras completar su primer proyecto en el mapeado de las proteínas del cáncer de páncreas, llegó a convertirse en una investigadora con publicaciones a la tierna edad de 14 años.

Lo que ocurrió después era solo lo que cabía esperar para esta incipiente experta en biocomputación. “Me sentí atraída por la idea de utilizar la tecnología para realizar cambios significativos en la sanidad”, dijo. Actualmente, está trabajando con los grupos Kundaje y Zou en Stanford, que utilizan la inteligencia artificial para desarrollar las tecnologías de edición de genes y la medicina personalizada. Esto significa que mutaciones potencialmente peligrosas como la fibrosis quística o el cáncer de páncreas pueden “eliminarse del ADN” antes de que se desarrollen.

Cuando no está editando documentos, o códigos genéticos en su ThinkPad, esta estudiante tan atareada está poniendo a prueba su diplomacia en el liderazgo. Ella es la fundadora del grupo sin ánimo de lucro LITAS (Learning IT, Applications and Software, en inglés). Lo que empezó como una asociación local en Scottsdale, Arizona, su ciudad natal, ha crecido rápidamente hasta convertirse en una organización nacional que enseña a las niñas a trabajar con códigos informáticos y las anima a seguir una carrera en la rama de la tecnología.

Aunque sigue en segundo año, Gupta no está del todo segura dónde la llevará su trabajo en los próximos años. Pero, a pesar de dónde la lleve el futuro, ella sonríe al echar la vista atrás pensando en sus primeros antojos de ser pediatra. Aunque ese sueño en concreto ha cambiado, el espíritu sigue siendo el mismo. “Mi pasión es vivir de manera que pueda ser útil para los demás”, afirmó, “una vida que sea más grande que yo misma”.

Procesadores Intel® Core™ Intel Inside®. Rendimiento extraordinario.

No es un portátil. Es un ThinkPad

Para saber más sobre los ThinkPad y comprar los últimos portátiles y tablets, visita Lenovo.com.

Ultrabook, Celeron, Celeron Inside, Core Inside, Intel, el logotipo de Intel, Intel Atom, Intel Atom Inside, Intel Core, Intel Inside, el logotipo Intel Inside, Intel vPro, Itanium, Itanium Inside, Pentium, Pentium Inside, vPro Inside, Xeon, Xeon Phi y Xeon Inside son marcas registradas de Intel Corporation o de sus filiales en Estados Unidos y en otros países.