Cómo ThinkPad ha cambiado el mundo durante 25 años
< Volver a cuadrícula

Cómo un ingeniero utiliza el pensamiento científico para la liberación personal

Para muchos, los campos de la química, la biología y la ingeniería les evocan la imagen de personas vestidas con batas blancas de laboratorio que van en silencio de un lado para otro en salas frías y estériles.

Para Kendra Krueger, aquellas imágenes no podían estar más lejos de la realidad.

Krueger es ingeniera, profesora y organizadora comunitaria y su concepción de la ciencia se ramifica, como las plantas que estudia. Ella cree que existen muchas maneras de responder las preguntas y explorar el universo, desde las ciencias puras hasta el arte y la justicia social.

Su organización, 4Love + Science (Por el amor y la ciencia), es un programa de educación científica fundado en Denver y basado en las donaciones y fundado que ayuda a las personas a explorar varios medios de investigación.

“Realmente veo mi trabajo como ciencia intersectorial”, dijo Krueger. “El núcleo de esto es el aprendizaje simultáneo sobre el mundo externo y nuestro mundo interno; nuestra mente, nuestras emociones y nuestra experiencia artística como seres humanos”.

Hija de artistas neoyorquinos, Krueger se encontró a sí misma empujada a seguir una dirección que ella pensó que no tenía nada que ver. Después de licenciarse y conseguir el título de máster en ingeniería eléctrica, se fue a trabajar a laboratorios de nanofabricación. Pero más pronto que tarde, empezó a preguntarse: ¿cómo ayuda esta tecnología a las personas?

La ciencia tiene un enorme potencial positivo, pensó. Además de ayudarnos a entender las maravillas físicas del universo, ofrece un marco para la reflexión en sí misma. El método científico de investigación puede aplicarse a todos los tipos de preguntas, incluidas las preguntas sobre lo que significa estar vivo.

Para aquellos que históricamente no se han beneficiado de la exploración científica más innovadora, ese proceso de investigación también puede suponer una fuerza para la liberación.

Así que, en 2014, Krueger dejó su trabajo y empezó a construir su programa intersectorial que acabaría convirtiéndose en 4Love + Science. Ahora ofrece cursos, talleres, programas de investigación y aprendizaje que cubren una amplia variedad de disciplinas. Ya sea explorando la permacultura o la meditación de consciencia plena, su trabajo integra maneras intuitivas y analíticas de pensar en guiar a las personas por el proceso del descubrimiento.

“No tenemos que tener miedo de rebajar la ciencia haciéndola más emocional o más personal. De hecho, tiene más valor cuando lo hacemos”, dijo.

Una de sus iniciativas es un programa de clases extraescolares para permitir que los niños aprendan sobre diferentes conceptos científicos llevados por su propia curiosidad, más que por un programa educativo. Cada clase es un “espacio de exploración” donde los estudiantes pueden leer sobre chakras o centros espirituales de energía, y observar fósiles bajo un microscopio en la misma tarde.

El espacio ofrece al estudiante la posibilidad de explorar su mundo físico y espiritual utilizando muchas bases del conocimiento diferentes, no solo el canon científico eurocéntrico que domina la educación en América.

“Este tiene valor para nosotros, pero hay otros que se han desacreditado y se han olvidado”, dijo, enfatizando que descubrir el linaje científico desde diferentes puntos de vista es especialmente importante para las comunidades marginadas.

La ciencia para la autoliberación es un proceso vital, de manera que Krueger también ayuda a comunidades adultas e intergeneracionales mientras enseña, da charlas y organiza talleres por todo el país.

Recientemente ha ido a Filadelfia con su padre para trabajar con un colectivo afrofuturista durante un taller de dos días llamado “Time Camp” (Campamento del tiempo), que exploraba las relaciones alternativas entre el tiempo, los marcos temporales y la materia oscura. Su padre, artista y cineasta, debatió sobre la mecánica artística de las imágenes y las historias traumáticas en la cultura negra.

“He emparejado esto con las historias científicas sobre la materia y la energía oscura. Una es expansiva y la otra compresiva. He realizado conexiones y analogías entre sus historias y las historias científicas”, dijo Krueger. “Gran parte de ello es narrativa en cierta manera. ¿Cómo empezar a ver la ciencia como otra inspiración para la narración?, ¿a informar nuestras vidas?”

En otro taller en la Universidad de Stanford, dirigió un grupo en una conversación sobre la intersección entre la física cuántica, la termodinámica, el género, la raza y la identidad.

“Una partícula en una onda es una analogía de cómo vemos nosotros nuestra identidad: Aspectos sólidos y otros más amorfos, y cómo alternamos entre ambas cosas en diferentes espacios”, dijo Krueger.

El ThinkPad es una herramienta fundamental para el trabajo de Krueger desde hace más de una década. Empezó a utilizar uno cuando aún no se había graduado en el Instituto Politécnico de Rensselaer. “Me encantó la accesibilidad de la tecnología y ya no la he cambiado”.

Krueger dijo que ella utiliza el ThinkPad por su durabilidad y su potencia de procesamiento, ya sea en manos de un estudiante entusiasmado o expuesto a los elementos en un jardín comunitario. Tanto ella como sus estudiantes utilizan el portátil “como una herramienta para explorar la vasta cantidad de información que existe en el mundo y en internet”.

Krueger dejó Denver recientemente y volvió a Nueva York, donde continúa enseñando permacultura, diseño regenerativo y cursos de sostenibilidad ecológica, llenando a la vez el agujero pedagógico de las ciencias sostenibles junto con la justicia social.

Su plan es crear un instituto de investigación que aúne la exploración analítica e intuitiva “combinando cosas como la física cuántica, la termodinámica, la bioquímica, la meditación, la música y la danza con la electrónica, la tecnología y la lucha contra la opresión. Todo eso puede hacerse a la vez”.

Krueger dice que con la ciencia intersectorial, podemos acabar con los sistemas de injusticia y elevar los poderes del descubrimiento.

“Los sistemas de opresión son los sistemas que nos dicen que no tenemos poder y que no tenemos la capacidad de tomar decisiones por nuestra cuenta”, dijo Krueger. “La mayor herramienta de liberación es recuperar el conocimiento, el entendimiento, la investigación, la ciencia y el aprendizaje como herramienta para nosotros mismos. Básicamente, ese es uno de los mayores poderes de liberación que tenemos”.

Procesadores Intel® Core™ Intel Inside®. Rendimiento extraordinario.

No es un portátil. Es un ThinkPad

Para saber más sobre los ThinkPad y comprar los últimos portátiles y tablets, visita Lenovo.com.

Ultrabook, Celeron, Celeron Inside, Core Inside, Intel, el logotipo de Intel, Intel Atom, Intel Atom Inside, Intel Core, Intel Inside, el logotipo Intel Inside, Intel vPro, Itanium, Itanium Inside, Pentium, Pentium Inside, vPro Inside, Xeon, Xeon Phi y Xeon Inside son marcas registradas de Intel Corporation o de sus filiales en Estados Unidos y en otros países.