Cómo ThinkPad ha cambiado el mundo durante 25 años
< Volver a cuadrícula

Salvar la fauna salvaje del mundo que disminuye rápidamente utilizando tecnología dron

La población mundial de fauna salvaje está disminuyendo a un ritmo alarmante. De acuerdo con el índice Planeta Vivo, las poblaciones de especies de vertebrados (anfibios, pájaros, peces, mamíferos y reptiles) descendió en un 58 {000a095ff30648076f0f4b30b787038af3c769807fe229295054097d29c9e084} entre 1970 y 2012. Para el año 2020, las poblaciones de estas especies puede que desciendan hasta un 67 {000a095ff30648076f0f4b30b787038af3c769807fe229295054097d29c9e084} de media.

Como humanos, dependemos de la diversidad de especies de la Tierra. La fauna salvaje no solo supone una fuente de alimento para nosotros, también contribuye a tener ecosistemas sanos: agua limpia, aire fresco, sustrato fértil, y mucho más. Sin fauna salvaje, no podemos vivir de manera sostenible. Conservar estas especies es fundamental para tener un futuro sólido.

Varios grupos de todo el mundo están incidiendo tremendamente en los esfuerzos de conservación pero uno de los que destaca es Drones para la conservación, una organización que fabrica y promociona el uso de los vehículos aéreos no tripulados (VANT) en procedimientos para la conservación de la biodiversidad en países como Malasia, Madagascar, Chile y Groenlandia.

En 2011, Lian Pin Koh, catedrático y jefe de departamento de Conservación y Ecología aplicada en la Universidad de Adelaida, al sur de Australia, y Serge Wich, catedrático de Biología de primates en la Universidad John Moores de Liverpool, en Reino Unido, se reunieron y debatieron sobre los retos a los que se han enfrentado durante sus trabajos de conservación por el sudeste asiático. “Teníamos claro que estábamos perdiendo la batalla en la conservación y protección de las especies de las que nos ocupábamos en la región, especialmente el orangután”, dijo Koh.

Cuando Koh y Wich se reunieron, los drones todavía eran una tecnología emergente. Existían pocas alternativas de bajo coste en el mercado que pudieran utilizarse en proyectos de investigación y conservación. Pero, para un par de ecologistas, nada impulsa más su motivación que salvar y proteger el medio ambiente.

Como buen aficionado a los aviones teledirigidos, Koh le sugirió a Wich el uso de esos aviones como método para tomar fotos del bosque y tal vez así divisar orangutanes y sus guaridas desde el aire. “Eso nos ayudaría a reducir el tiempo y el coste de vigilar y controlar a esos animales en estado salvaje”, dijo. Con financiación de la National Geographic Society, construyeron un prototipo de dron para la conservación: un avión teledirigido con un sistema de piloto automático y cámaras atadas al fuselaje.

El primer vuelo de prueba del dron prototipo en 2012 en la isla indonesia de Sumatra fue todo un éxito. Koh y Wich pudieron capturar las imágenes y vídeos de los bosques por los que llevaban años trabajando. “Esa fue la primera vez que vimos nuestro bosque desde el aire”, dijo Koh. “Inmediatamente, vimos el potencial que tenía esta tecnología no solo para la conservación de los orangutanes, sino también para la conservación e investigación de otras especies en otras partes del mundo”.

Su éxito los llevó a ConservationDrones.org, un sitio web creado por ambos donde compartir sus conocimientos con todos aquellos que querían utilizar drones en sus propios proyectos de investigación y conservación. En 2013, ConservationDrones.org se fundó como una organización sin ánimo de lucro para ayudar a llevar la tecnología a otros activistas de la conservación por todo el mundo.

Como parte de su trabajo para la organización, Koh y Wich llevaron la tecnología a los países donde más se necesitaba. Construyeron drones multirrotor y de alas fijas que integraban diferentes tipos de cámaras y sensores para albergar las aplicaciones que las instituciones colaboradoras necesitaban. Uno de sus primeros proyectos tenía que ver con usar drones de alas fijas para vigilar los parques nacionales Bardiya y Chitwan buscando cazadores furtivos. Otro proyecto implicaba el uso de drones para vigilar los arrecifes y otras áreas marinas protegidas en Belice, America Central, en busca de actividades de pesca ilegal.

Para su investigación en la Universidad de Adelaida, Koh y su equipo de 17 miembros y estudiantes están utilizando drones para contar la cantidad de pájaros que anidan en grandes colonias. “Tradicionalmente, los ecologistas utilizan prismáticos y se mantienen alejados de las colonias para estimar la cantidad de pájaros. Pero con las grandes colonias donde hay decenas de miles de pájaros, es imposible obtener un número preciso con ese método”, dijo Koh.

Uno de los estudiantes de doctorado de Koh desarrolló un método para volar drones por encima de las colonias y tomar fotos. Los datos obtenidos se introducen en un programa informático de visión por ordenador que cuenta los pájaros automáticamente. Koh se ha dado cuenta de que el procesamiento de los datos recabados por los drones necesita una potencia de cálculo muy alta, algo que sí ofrece el ThinkPad. “El procesamiento de los datos de los drones supone trabajar con imágenes pesadas y requiere un plan de energía bastante intensivo para producir los mapas y los modelos tridimensionales de los paisajes”, dijo. “Mi grupo tiene tres unidades del ThinkPad T440s que utilizamos para procesar los datos de los drones. Estos portátiles son potentes y nos proporcionan una potencia de cálculo suficiente para procesar los datos.”

El grupo de Koh también utiliza el ThinkPad sobre el terreno para hacer volar los drones. El trabajo de sus drones se realiza, sobre todo, mediante la programación en el portátil de las misiones que posteriormente cargan en los drones, lo que les permite volar de manera autónoma a puntos de referencia predeterminados. “El ThinkPad es muy duro en el campo”, dijo Koh. “Tiene un diseño sencillo, pero es robusto y puede soportar las condiciones medioambientales más desafiantes”.

Koh y su equipo también están trabajando con el Departamento de medio ambiente, agua y recursos naturales en el sur de Australia. Allí utilizan drones equipados con cámaras para divisar y contar los koalas en los árboles. El organismo gubernamental tiene como objetivo utilizar drones para mejorar sus esfuerzos de control y desarrollar mejores planes de gestión para mantener el equilibrio entre los koalas y la vegetación de la que dependen. Además, como director de la Institución para la investigación de aeronaves no tripuladas de la universidad, Koh apoya a otros investigadores sobre el uso de drones en sus trabajos. Se han asociado con industrias agrícolas para cartografiar las granjas y ayudar a los granjeros a gestionar mejor sus tierras.

“Quiero seguir ayudando a otros investigadores a utilizar los drones de manera más efectiva”, dijo Koh con la vista puesta en el futuro. Con el acceso generalizado a la tecnología de los drones, las posibilidades son infinitas y más allá de la conservación y protección de los bosques y la fauna salvaje del mundo.

Procesadores Intel® Core™ Intel Inside®. Rendimiento extraordinario.

No es un portátil. Es un ThinkPad

Para saber más sobre los ThinkPad y comprar los últimos portátiles y tablets, visita Lenovo.com.

Ultrabook, Celeron, Celeron Inside, Core Inside, Intel, el logotipo de Intel, Intel Atom, Intel Atom Inside, Intel Core, Intel Inside, el logotipo Intel Inside, Intel vPro, Itanium, Itanium Inside, Pentium, Pentium Inside, vPro Inside, Xeon, Xeon Phi y Xeon Inside son marcas registradas de Intel Corporation o de sus filiales en Estados Unidos y en otros países.