Cómo ThinkPad ha cambiado el mundo durante 25 años
< Volver a cuadrícula

El ThinkPad lleva la informática empresarial a territorios inexplorados

En la Época de las exploraciones, pioneros de los viajes, la geografía y el comercio como Fernando de Magallanes y Vasco de Gama desaparecían durante meses o incluso años seguidos. Si, y solo si, conseguían sobrevivir para contar la historia, el resto del mundo recogía los frutos.

Ahora, perderse en el mar puede que no sea la preocupación principal de un explorador. Pero en las profundidades más oscuras y en las cimas más altas del vasto paisaje de la Tierra, existen pocos dispositivos que permitan a un Magallanes moderno comunicarse con el resto del mundo.

Queríamos cambiar esta situación; deseábamos que los grandes pensadores pudieran usar el ThinkPad en todos sus entornos de trabajo, ya sea un escritorio o un desierto. Así que fabricamos un ordenador que soportara algunas de las condiciones más extremas del planeta, y cuando tuvimos que afrontar nuevos retos, encontramos una solución.

En 2003, el famoso aventurero Pasquale Scaturro decidió emprender el primer descenso completo del Nilo Azul. El viaje de 5.632 km comenzaría en el altiplano de Etiopía, cruzaría Sudán y terminaría donde el río desemboca en el Mar Mediterráneo.

Los peligros del viaje eran suficientes para desanimar a cualquier otro explorador a abrir con éxito la misma ruta: gran parte del Nilo Azul está formado por rápidos de clase VI, suficientemente agitados e impredecibles para volcar con facilidad balsas y doblegar entre sus aguas a presuntos aventureros. Si los exploradores logran sobrevivir a los rápidos, tendrán que sortear después cocodrilos y bandidos. Muchos perdieron la vida o desaparecieron intentando el viaje.

A lo largo del camino, Scaturro debía enviar despachos a IMAX, que iba a patrocinar una adaptación cinematográfica de su aventura. Cogió tres portátiles para el viaje, y el ThinkPad pronto sobresalió como su herramienta preferida. Se protegió con una carcasa impermeable en una gran balsa en los rápidos, y no es extraño que se enviara flotando varias veces. Después de sobrevivir al agua, tuvo que soportar una temperatura de 54 grados cerca del ecuador y el maltrato de un malhumorado policía egipcio.

“No se rompió”, dijo Scaturro. El ThinkPad soporta cualquier cosa que se encuentre en su camino. Scaturro escribió 80.000 palabras en el transcurso de su viaje de seis meses, que se convirtieron en un libro que fue posible gracias a la resistencia del ThinkPad.

En las mismas fechas, el estudiante universitario japonés Atsushi Yamada nos dijo que quería ser la primera persona en usar un ordenador en la cima del Monte Everest. En aquella época, nuestras unidades de disco duro eran especialmente vulnerables a la gravedad: sabíamos que si Yamada llevaba el ThinkPad a la cima de la montaña, a 8848 metros de altura, la baja presión del aire haría que el cabezal de lectura-escritura se cayera, tocara el disco y bloqueara el sistema. También sabíamos que las temperaturas extremadamente bajas de la cima del Everest —que a menudo superan los 30 grados bajo cero— podían estropear el equipo.

Nos pusimos a fabricar unos discos duros especiales con amortiguadores y una carcasa de aleación de titanio para Yamada. Cuando alcanzó la cima de la montaña, consiguió arrancar correctamente el ThinkPad. Solo duró un momento a causa de las duras condiciones, pero consiguió su objetivo: hizo lo que nunca nadie había hecho antes.

Empezamos a diseñar un revolucionario sistema de disco duro de estado sólido que hiciera al ThinkPad menos vulnerable a la presión del aire. Se convirtió en una herramienta aún más versátil, y tanto los científicos como los amantes de las emociones fuertes empezaron a llevar el ThinkPad a los rincones más remotos de la tierra.

Una década después Yamada volvió a hablar con nosotros sobre la aventura del Everest, otro escalador utilizó nuestro dispositivo para desafiar a la imponente montaña. Eric Remza, un explorador americano equipado con un ThinkPad X220, emprendió una expedición a la montaña y usó su ordenador para permanecer conectado con el resto del mundo.

La temperatura con frecuencia desciende tanto por debajo de cero que las botellas de agua y la crema solar se congelan en su mochila. Con las mismas condiciones, en una expedición anterior, se estropearon siete de los portátiles del equipo. ¿Y el nuevo ThinkPad? “Funcionó como la seda”, dijo Remza.

Remza y su equipo pudieron usar el ThinkPad desde su campamento base para comunicar con meteorólogos y determinar el momento óptimo para intentar el ascenso final de cuatro días a la cima. Los riesgos eran altos: las malas condiciones climáticas pueden hacer que la subida resulte peligrosa e incluso mortal. Pero gracias al ThinkPad, obtuvieron la información que necesitaban para alcanzar la cima sanos y salvos.

Otros por su parte han llevado el ThinkPad a los doseles de la selva tropical y al espacio exterior para aprender más sobre nuestro mundo. En todos estos casos, Lenovo invitó a los científicos y exploradores a usar el ThinkPad para probarse a sí mismos y compartir sus descubrimientos con el resto del mundo. El ThinkPad despertó su curiosidad y estimuló su imaginación, ampliando los límites de lo que puede ser la exploración moderna.

Procesadores Intel® Core™ Intel Inside®. Rendimiento extraordinario.

No es un portátil. Es un ThinkPad

Para saber más sobre los ThinkPad y comprar los últimos portátiles y tablets, visita Lenovo.com.

Ultrabook, Celeron, Celeron Inside, Core Inside, Intel, el logotipo de Intel, Intel Atom, Intel Atom Inside, Intel Core, Intel Inside, el logotipo Intel Inside, Intel vPro, Itanium, Itanium Inside, Pentium, Pentium Inside, vPro Inside, Xeon, Xeon Phi y Xeon Inside son marcas registradas de Intel Corporation o de sus filiales en Estados Unidos y en otros países.